Visita y cata en la Bodega Biniarbolla – Gin INNAT – Gin Glop

Visita y cata en la Bodega Biniarbolla – Gin INNAT – Gin Glop

Visita de Vinum con todo el equipo comercial y cata en Primicia de Licor de mandarina

Biniarbolla

Fabricación artesanal, con décadas de experiencia.

Sabores únicos, ideales para aperitivo o digestivo.

Maceración tradicional de más de un mes, sin ningún concentrado, aditivo o colorante.

Siguiendo las recetas tradicionales de los monjes de Monte Toro:
16 tipos de hierbas y botánicos ecológicos de Menorca, de la finca de Binissaida, km 0 de nuestra destilería.

Unos granos de café, y para el dulce, un toque de miel ecológica de Menorca.

Desde 1930, orgullo de Menorca

Gin innat

La ginebra premium de la isla.
Suave, delicada y muy aromática

Macerando enebro, pino, romero, limón y un toque de frutos rojos y arándanos.
Hecho con pausa, con corazón, y como tal, debe también degustarse para apreciar todos sus matices, sus sabores, paladeando sus botánicos menorquines con calma, dejándolos macerar en la lengua, que crezcan a su ritmo, que se expresen, que te hablen, que lo sientas.

Gin Glop

Rebelde, intensa, emocionante.
Una explosión de sabores.

Es Menorca.

Mar, viento, artesanía y cultura en un gin de sensaciones aterciopeladas.

Una ginebra elaborada por maceración de bayas de enebro a temperatura controlada.

Salvia, jengibre y un toque cítrico de mandarina.

Pura intensidad, su sabor nos evoca a nuestra isla, sin perder elegancia ni fuerza.

GLOP es una ginebra de momentos especiales, breves y vertiginosos.

Gin Rosé

Exótica, afrutada, romántica.
Un pecado exótico

Fresa, frambuesa,
pétalos de rosa y pomélo.

Un gin de tercipelo, frutal y floral.

Una ginebra elaborada 
por maceración de bayas de enebro,
salvia y jengibre a temperatura
controlada y una ginebra llena  de frescura y modernidad, atrevimiento, ruptura y candidez, todo dentro de un mismo sabor.

Sentido y sensibilidad, Glop Rosé nos evoca a las noches d enuestra isla,exóticas y deslumbrantes.

La vie en Rose

Súper formación y presentación de Chandon Garden.

Súper formación y presentación de Chandon Garden.

Súper formación y presentación de Chandon Garden.

 

Chandon Garden Spritz es un espumoso crémant elaborado a partir del célebre Chandon Argentina Brut y con el toque especial de una cuidada maceración: cáscaras de naranja que han sido maceradas a su vez en brandy de uva, hierbas aromáticas de Argentina y Brasil, y especias de la India, Centroamerica y Madagascar que le aportan un contrapunto cálido y amaderado.

Chandon Garden Spritz se elabora sin aromas ni colorantes artificiales y con la mitad de azúcar que un spritz italiano. El espumoso Chandon Argentina Brut que sirve de base se elabora con uvas chardonnay, pinot noir y semillon cultivadas a más de 1000 metros de altitud, de ahí la excepcional frescura y acidez de este Brut considerado el mejor espumoso de Argentina.

Florent Dumeau: “La Provence es la Provence, es la capital mundial de los rosados”

Florent Dumeau: “La Provence es la Provence, es la capital mundial de los rosados”

Entrevista publicada en el www.drinksco.es a Florent Dumeau, enólogo de la Facultad de Enología de Burdeos y desde hace más de 15 asesora a bodegas y viñedos. Actualmente colabora con bodegas de 8 países, mayoritariamente en Francia (Saint Emilion, Pomerol, Provence), España (Bodegas Habla, Bodega La Mejorada y un proyecto en La Rioja Alavesa), Italia (Valpolicella, Sicilia), Sudáfrica, y también Grecia, Turquía, Serbia y Hungría.

Trabaja con Bodegas Habla desde 2005, donde hace cuatro años empezaron el proyecto de Rita, un vino muy singular que nos ha dado pie a hablar tendidamente con Florent sobre los rosados.

¿Cómo nació Rita? ¿Y el proyecto en Francia?

Es muy sencillo. En 2009, Juan Tirado –presidente de bodegas Habla– me dijo que sentía admiración por los grandes rosados, particularmente por los de Provence tipo Château d’Esclans o Domaine d’Ott, y me preguntó cómo podríamos nosotros producir un gran rosado aquí. Yo le contesté:  «¡pues vamos a Provence!». Empezó así. Después de varios viajes y tres años de búsqueda, finalmente encontramos un viñedo en la zona buena de los Côte de Provence, frente a la montaña Sainte Victoire.

Teniendo buenos viñedos y terruños en España para vinos rosados, ¿por qué decide Bodegas Habla ir a elaborar un vino en la Provenza?

Es verdad, en España hay un gran potencial para producir grandes vinos rosados. Pero la Provence es la Provence, es la capital mundial de los rosados, y creo que su lado chic y su glamour, con Saint Tropez y los otros pueblos típicos de la zona, encaja muy bien con la filosofía e imagen de Habla.

Y el nombre, ¿por qué Rita? Es curioso, diferente…

Es una pregunta para Valentín, nuestro creador gráfico y artístico, pero la forma de la botella de Rita y el carácter exuberante del vino nos recuerdan al famoso sex-appeal hollywoodiano que encarnaba Rita Hayworth en los años 40… Es un homenaje al glamour de la época.

Otra particularidad de Rita es el tapón de cristal, ¿por qué se decidió usarlo?

Hay que destacar que el tapón de cristal permite conservar el vino y sus aromas en mejores condiciones que un tapón clásico. Nuestra primera preocupación es presentar al consumidor el vino en perfectas condiciones, por la tanto su elección no ha sido puramente estética. Luego, es verdad que su estética encaja perfectamente con Rita.

Hablando ahora de la Provenza, ¿es la mejor zona para elaborar vinos rosados?

Seguramente una de las mejores; sin duda la más famosa.

¿Por qué ciertos vinos rosados tienen un precio tan alto? ¿Influyen las variedades de uva, el proceso de elaboración, una producción reducida?

Primero, porque la zona de los Côte de Provence es limitada, y como el consumo de vino rosado se ha disparado en los últimos años, hay cada vez menos disponibilidad en el mercado y –lógicamente– los precios suben.

Luego es también verdad que los Côte de Provence han trabajado mucho su comunicación y que algunas marcas tienen hoy un gran éxito mundial: es el caso de Minuty, Miraval o de Whispering Angel de Sacha Lichine.

¿Dónde se vende más Rita, en España o fuera?

Hoy en día más en España, pero las ventas fuera están creciendo, particularmente en los dos continentes americanos.

¿Piensas que el consumo de vino rosado es una moda pasajera o una tendencia que durará en el tiempo?

En los últimos tiempos, en Francia, el consumo de rosados aumenta cada año de un 20% a un 35%… Es una evolución increíble, y vista la tendencia y el calentamiento global, podemos imaginar que seguirá así muchos años más.

Y, en España, ¿los vinos rosados son ya considerados como vinos de buena gastronomía o aún sólo como vinos de verano?

Creo que en España hay un tremendo potencial de desarrollo. Poco a poco, veo cada vez más vinos rosados en más restaurantes. Hemos observado el mismo fenómeno en Italia hace unos años. Es difícil cambiar las costumbres de los consumidores: es donde bodegas vanguardistas como Habla tienen un papel importante que jugar.

¿Con qué te gusta maridar Rita?

Me encanta tomar Rita con mariscos, incluso ostras, pero el must –en mi opinión– es seguramente con quesos blancos tipo Beaufort o Comté.

En Provenza, hay vinos rosados que se pueden guardar varios años. ¿Cuánto tiempo se puede guardar Rita?

Los grandes rosados de Provence presentan siempre frescura y exuberancia aromática. Son características que se pierden con el tiempo. Su ligero color pálido tiene también tendencia a evolucionar con los años. No soy partidario de envejecer los rosados: para disfrutarlos realmente, hay que tomarlos jóvenes, diría que entre uno y tres años de botella, incluso para Rita.

¿Bodegas Habla ha pensado ampliar la gama de rosados? ¿Un Rita Ice, por ejemplo?

Rita Ice no creo… Pero otro rosado en la gama, seguramente sí. Lo estamos valorando, aunque tendrá que ser único y original, como siempre… Y, de momento, la verdad es que resultará difícil encontrar un lugar para otro rosado, al lado de Rita…

BRUNO COLOMER, DIRECTOR TÉCNICO DE CODORNÍU

BRUNO COLOMER, DIRECTOR TÉCNICO DE CODORNÍU

BRUNO COLOMER, DIRECTOR TÉCNICO DE CODORNÍU,
ELEGIDO MEJOR ENÓLOGO DE ESPUMOSOS EN LOS PREMIOS BACCHUS 2021

El prestigioso concurso internacional otorga la máxima distinción, un Gran Bacchus de Oro, al cava Ars Collecta Jaume Codorníu

Ars Collecta Blanc de Blancs gana un Bacchus de Oro y Ars Collecta Grand Rosé un Bacchus de Plata

El director técnico de Codorníu, Bruno Colomer, ha sido elegido mejor enólogo de espumosos en los Premios Bacchus, el prestigioso concurso internacional de vinos y cavas que organiza la Unión Española de Catadores. Colomer es el responsable de enología de la bodega Codorníu desde 2008. Es un apasionado de los datos y de la supervisión de todas las fases de la producción, desde que la uva crece en la viña hasta que las botellas salen de las bodegas. Nacido en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), Colomer es licenciado en Ingeniería Agrónoma por la Universitat Politècnica de Catalunya y completó su formación con el Diplôme*National de Oenologie en la Universidad de Bourgogne (Francia). En 1996 empezó a trabajar en MontFerrant, donde fue jefe de enología de cavas. Desde 2006 hasta 2008 fue director técnico en Heretat Mas Tinell, desde donde llegó a Codorníu.

Su rincón favorito es el Celler Jaume, el centro de innovación, investigación y experimentación enológico de Codorníu. Allí, entre paredes de piedra y rodeado de pequeños depósitos de acero inoxidable, de cemento y barricas de roble, Colomer da curso a su ‘saber hacer’ siempre con el objetivo de conseguir la excelencia enológica.

Precisamente tres cavas de la colección de prestigio Ars Collecta Codorníu, creada por Bruno Colomer en el Celler Jaume, han recibido importantes reconocimientos en los Premios Bacchus. Ars Collecta Jaume Codorníu 2014, que rinde homenaje al origen del cava, ha recibido la máxima distinción del certamen, un Gran Bacchus de Oro. Su selecto coupage procede de las viñas más antiguas y de la mejor uva de pinot noir, chardonnay y xarel·lo, que hacen de él un espumoso perfecto para los grandes amantes del cava. Dos Gran Reserva de la misma colección, Ars Collecta Codorníu Blanc de Blancs y Ars Collecta Codorníu Grand Rosé, añadas 2017, se han llevado un Bacchus de Oro y un Bacchus de Plata respectivamente.

Los Premios Bacchus son un concurso internacional de gran prestigio donde participan más de 1.500 vinos de todo el mundo. El jurado, que cata los vinos durante 4 días, lo forman un centenar de Masters of Wine, prescriptors, periodistas, sumillers y enólogos nacionales e internacionales. El certamen, organizado por la Unión Española de Catadores, ha llegado este año a la XIX edición.

Codorníu, desde 1551
Raventós Codorníu, la empresa elaboradora de vinos más antigua de España y creadora del cava, es símbolo de continuidad, innovación y fidelidad a sus orígenes. La compañía cuenta con cinco siglos de historia, concretamente desde 1551, y una experiencia que combina tradición y modernidad, lo que da como resultado bodegas líderes en sus zonas vinícolas, capaces de innovar y de dar respuesta a la creciente demanda de cavas y vinos singulares. Con quince bodegas emblemáticas repartidas por España, Argentina y California; así como 3.000 hectáreas de viña en propiedad, Raventós Codorníu es uno de los principales líderes mundiales en viticultura y saber enológico.

Así es el vino más caro del mundo de producción actual: 35.000 euros la botella

Así es el vino más caro del mundo de producción actual: 35.000 euros la botella

NOTICIA: ABC

Marcelo Nagy / Efe
Mád (Hungría), Actualizado:06/03/2020 12:00h
El vino más caro del mundo de producción actual no viene ni de Francia ni de España sino de Hungría, donde al este del país, en la región de Tokaj, se ha producido el «Essencia Magnum 2008», que salió a la venta el año pasado a un precio de 35.000 euros (unos 39.000 dólares) por unidad.

El «Essencia Magnum 2008», del que solo hay a la venta una decena de unidades, es un vino extremadamente dulce que se elabora en Hungría

La bodega Royal Tokaji ofrece este vino extremadamente dulce, con bajo contenido de alcohol, en un envase de lujo de litro y medio.

Los vinos de la región de Tokaj, producidos desde hace unos tres siglos, cuentan con una característica única, ya que provienen de una uva que se deja en los racimos hasta convertirse casi en pasas, mientras que las ataca hongo llamado «botrytis cinérea».

Estos granos, que ya han perdido gran parte de la humedad, son cosechados a mano «grano a grano» y después se colocan en contenedores donde el peso de la misma uva hace que se exprima gota a gota su esencia.

«De una tonelada de uva se ganan más o menos 200 kilos de granos que pueden ser utilizados», explica Zoltán Kovács, director de Royal Tokaji, en la sede de la bodega en la pintoresca localidad de Mád, en el noreste del país centroeuropeo.

El jugo que se exprime de esos 200 kilos de uva alcanza para dos botellas del «Essencia Magnum».

Se trata de un concentrado de uva, con un altísimo contenido de azúcares residuales, de hasta 500 gramos por litro y buenos equilibrios de ácidos que maduraron entre 3 y 10 años en los barriles de la bodega.

Royal Tokaji es una empresa con propietarios ingleses, eso sí, de origen húngaro, que se creó en 1990 con la unión de 64 propietarios de la región.

La empresa que cuenta con 108 hectáreas y produce cada año hasta 450.000 botellas, tanto de vino dulce y seco, siendo la segunda bodega más grande en la región.

«Es muy dulce, con muy bajo contenido de alcohol, lo que hace que sea muy bueno para consumirlo como postre»”, cuenta Kovács y agrega que el vino, después de ser abierto se conserva sin problemas durante un año en el refrigerador.

«El Essencia de 2008 es un producto muy especial para nosotros, que empezamos a comercializar en 2019 en una botella única. Se trata de una esencia que es la corona de los productos de Tokaj», explica Kovács en declaraciones a Efe en Mad.

La prensa internacional y especializada ya desde finales de 2018 comenzó a hablar de este vino como el más caro del mundo, después de organizar una primera degustación.

El británico Neal Martin, uno de los críticos de vino más influyentes y prestigiosos del mundo, dijo entonces que el Essencia Magnum de 2008 tiene potencial para aguantar durante tres siglos, recuerda Kovács.

Los orígenes del Essencia se encuentran en las primeras décadas del siglo XVIII desde cuando se empezó a producir y vender con la tradicional fórmula de producción.

Para la segunda mitad del siglo XIX entonces estaba entre los más caros del mundo y en Estados Unidos se llegaron a publicar varios artículos explicando cómo podría falsificarse. «Siempre es bueno cuando quieren falsificar tu producto», dice Kovács con una sonrisa.

ROYAL TOKAJ

El Essencia Magnum, producido de la cosecha de uvas de 2008 y embotellado una década más tarde, ha recibido un trato especial para garantizar su condición del «vino más caro del mundo».

La botella cuenta con un diseño especial, en forma de una gota alargada y es producto de un soplador de vidrio inglés que vive en Hungría.

De esta manera, cada una de las 20 botellas que se han preparado hasta ahora, son únicas y diferentes entre sí, hasta los corchos fueron tallados a mano, tras un escaneo digital de la boca de las botellas.

Las botellas se presentan en una caja especial, con iluminación interna, de hace resaltar el color dorado del vino.

Compradores chinos y húngaros

«Una de las botellas quedará para siempre en nuestra bodega, y actualmente están a la venta menos de diez unidades», agregó Kovács.

Una botella se encuentra a la venta en Hedonism Vines, una vinoteca de alta gama en Londres, y otra en la tienda de lujo Fortnum & Mason de la misma ciudad.

Las pocas unidades que se han vendido hasta ahora, al precio oficial de 35.000 euros, fueron adquiridas -entre otros- por compradores húngaros y chinos.

Según Kovács, el comprador chino ya ha consumido el vino. «Organizó una gala para sus clientes, donde sirvió el Essencia Magnum 2008», cuenta.

Enhorabuena buena a Juliana González, es la mejor sumiller de Baleares

Enhorabuena buena a Juliana González, es la mejor sumiller de Baleares

Juliana González entre el president de l’ABS, Daniel Árias i el sommelier Davide Dellago | ABS

Noticia: Conxa Rosillo dissabte, 29 de febrer 2020 – 10:58h

Ya tenemos campeona de Baleares. La mejor sumiller de la edición de este año del Campeonato de Baleares, convocado por el ABS tiene nombre de mujer. Es Juliana González, que a partir de ahora y después de un par de intenso ha conseguido el reconocimiento que se merece.

Nunca un galardón había suscitado tanto de consenso. Sus compañeros de la Asociación Baleares de Sumilleres le reconocen la maestría y el esfuerzo realizado para llegar hasta aquí. Su participación al campeonato fue impecable, según se comenta de fuentes de la organización.

La campeona de esta XXII edición nació en Puerto Rico, a pesar de que vino a España con cinco años. Empezó en restaurante Es Racó des Teix y actualmente trabaja a La Bodeguilla, de la calle de San Jaume de Palma. En esta ocasión ya conocía la mecánica de la competición a la cual no era la primera vez que se presentaba. De hecho, era la tercera vez que participaba y, al fin, ha conseguido su objetivo.

Semifinalista Josep Juhe

Semifinalista José Manuel Morales

A la fase final del campeonato han optado cuatro sumilleres que han sido sometidos a seis pruebas diferentes. Por la mañana se hizo la fase privada en la cual los concursantes tuvieran que contestar 60 preguntas sobre vinos de todo el mundo. Por la tarde y de manera pública acometieron las cinco pruebas restantes: la descripción de un vino blanco y un negro; identificación de tres vinos servidos en copa negra; preparar un maridaje para una comida en la cual se proponen varios platos en el cual concursante tiene libertad para elegir vinos locales o internacionales; forma adecuada de servir un vino y, finalmente, una prueba sorprendida consistente a distribuir un màgnum de cava en 17 copas en las cuales tiene que haber la misma cantidad de vino, con la posibilidad de solo una rectificación. En esta última prueba participaron también Gabriel Lucas y Davide Dellago, campeón y subcampeón de Baleares en 2019, respectivamente, por haber quedado clasificados entre los manantial primeros en el anterior nacional.

En segundo lugar quedó Josep Juhé, sumiller del restaurando Baiben. La prueba, a la cual Juliana González destacó del conjunto de aspirantes, fue seguida con interés por numeroso público.

Ahora la campeona representará en Baleares en el campeonato de España de sumilleres, que se hará el mes de abril en el cual también podrá participar el segundo clasificado.

El vino íbero de hace más de 2.500 años vuelve a las mesas

El vino íbero de hace más de 2.500 años vuelve a las mesas

Las uva de la variedad tempranillo hanservido para elaborar una cosecha sin precedentes en los viñedos de la bodega experimental Mas dels Frares. (Cedida / URV)
Agnès Llorens, Tarragona

Historiadores y enólogos recuperan su proceso de fabricación en un proyecto impulsado por la Universitat Rovira i Virgili

La Universitat Rovira i Virgili (URV) se ha erigido como una de las primeras universidades del Estado en elaborar vino acercándose lo máximo posible al sistema de elaboración usado por los antiguos íberos que poblaron las comarcas de Tarragona hace 2.500 de años. El experimento en los viñedos del Celler Experimental Mas dels Frares ha sido conducido por integrantes del grupo de investigación Gresepia del Departamento de Historia e Historia del Arte y la Facultad de Enología de la URV. La iniciativa, que ha contado con la colaboración de un artesano del barro de Miravet, buscaba aproximarse a este período histórico y averiguar más detalles de la alimentación de estos habitantes protohistóricos. “El experimento ha salido mejor de lo que esperábamos”, confiesa Jordi Diloli, el historiador profesor de la URV e investigador del Grup de Recerca Seminari de Protohistòria i Arqueologia (Gresepia) y uno de los impulsores. El vino que se ha obtenido “tiene un sabor ligeramente avinagrado, lo que no le convierte en un gran vino, pero nos permite seguir investigando para mejorarlo”, añade Dioli. Tanto Diloli como el catedrático de Bromatología de la Facultad de Enología de la URV y el director técnico del Celler Experimental Mas dels Frares, Fernando Zamora, coinciden en destacar que no tienen conocimientos de experimentos similares a nivel universitario de elaboración de productos que sigan, al máximo, las pautas de elaboración de hace miles de años.

Transformar la historia en sabor

El origen de la investigación se sitúa en el trabajo del departamento de historia de la URV y de la spin-off Iber Arqueologia i Turisme. Desde hace años trabajan en la investigación histórica de los alimentos y su comparación con los paladares actuales. Estos trabajos han solidificado en productos ya comercializados, como la cerveza Iberika, elaborada interpretando los resultados de las analíticas de residuos de vasos cerveceros prerromanos de la zona nordeste de la Península Ibérica y que se elabora en Santa Coloma de Queralt (Conca de Barberà).

El éxito de esta primera experiencia llevó a los investigadores a interpretar algunos de los restos íberos encontrados en yacimientos de las comarcas de Tarragona como el de La Cella (Salou), Aldover o Tortosa, para analizar químicamente los restos encontrados en recipientes y vasijas que habían podido contener vino y otros elementos fermentados.

Momento en que se abre el envase de arcilla que ha contenido el vino durante casi tres meses (Cedida / URV)

“Una vez vimos la posibilidad de reproducir la fabricación de vino a partir de los análisis que pudimos realizar, propusimos a la facultad de Enología que nos ayudaran con el experimento, lo que les pareció una idea fantástica”, explica Diloli. “Para nosotros, poder estudiar y reproducir la fabricación del vino al estilo de hace dos milenios es una experiencia muy interesante, por lo que nos decidimos a colaborar inmediatamente”, añade Zamora..

Cómo se elabora un vino al estilo íbero

Con los primeros parámetros sobre la mesa, los investigadores se pusieron a trabajar. Por una parte, los responsables de Enología escogieron cepas de la variedad Ull de Llebre -tempranillo- para empezar. “Desconocemos si esta era una variedad usada por los íberos, pero es una de las que más se ajusta a la investigación, ya que es propia de las comarcas de Tarragona y se ajustaba, por ritmos de producción, al tiempo en el que debía desarrollarse la práctica”, explica Zamora.

Durante el pasado septiembre, los alumnos y profesores de Enología se ocuparon de vendimiar a mano cerca de 40 kilos de uva de esta variedad. Se machacaron con los pies y una vez obtenido el mosto con la piel de la uva se dejó reposar en un espacio a temperatura constante para que comenzara el proceso de fermentación. Tres semanas más tarde ya había llegado a los 12,5º.

Los enólogos del Mas dels Frares extrajeron una parte del vino para analizarla y hacer un seguimiento y la otra la guardaron tal y como está documentado que hacían los íberos. “Nos documentamos para poder conseguir tinajas en las que guardar el mosto que fueran de barro no permeable”, detalla el investigador de Gresepia. Añade que los recipientes fueron elaborados por un artesano de Miravet, que todavía trabaja con barro del Delta de l’Ebre, sin duda el más adecuado para esta experiencia a causa de su poca porosidad.

Los envases fueron sellados con una capa de yeso a temperatura estable hasta que, al cabo de unas semanas, los investigadores probaron el producto resultante.

Jordi Diloli (en el centro), con el director de la bodega de Mas dels Frares, Fernando Zamora (derecha), durante la cata. (Cedida / URV)

Un sabor de hace milenios

Tras la primera cata, los investigadores han determinado que el sabor del vino, que dista de lo que muchos aficionados esperarían encontrar en sus mesas, es bastante mejor de lo que esperaban ya que se han conservado buena parte de sus propiedades. Los enólogos apuntan que, en positivo, el vino tiene mucho sabor de fruta en boca. En el ámbito más negativo, aseguran que se pueden percibir notas ásperas. Esto “es inevitable en un producto que tiene poca capacidad de conservación debido a su producción”, manifiesta Zamora.

La Facultad de Enología añade que, en total, se han producido doce botellas de este caldo ‘milenario’, una parte de las cuales se las ha quedado el grupo de investigación Gresepia y la otra para el estudio en el ámbito universitario. “Haremos analíticas y catas con los estudiantes de Enología para que valoren la evolución del vino desde que fermentó hasta que salió del ánfora”, apuntan los expertos. Mientras tanto, ya avanzan algunos de los descubrimientos. “El vino que ha pasado por el ánfora tiene mucho más color. Ahora haremos los estudios correspondientes para ver a qué puede ser debido”, afirman.

De cara al futuro, el objetivo es seguir experimentando a partir de esta experiencia. “Queremos repetir la experiencia y practicar con diferentes tiempos de conservación. Si en el futuro podemos encontrar una técnica de fabricación que aúne el rigor histórico con una técnica más elaborada nos podríamos plantear embotellarlo”, explica Diloli.

0
Wishlist 0
Continue Shopping
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad